Interceptan frente al puerto deportivo de Calpe un yate cargado con cuatro toneladas de hachís

Detenidas seis personas gracias a la coordinación de los medios aeronavales y terrestres desplegados por las tres instituciones

Una operación conjunta de la Agencia Tributaria, Guardia Civil y Policía Nacional ha evitado la introducción en territorio nacional de una partida de 4.380 kilos de hachís. El cargamento viajaba en un yate de bandera española que fue interceptado por el patrullero 'Arao' de la Agencia Tributaria justo cuando los traficantes ya se disponían a descargar la droga en el puerto deportivo de Calpe (Alicante).

Fruto de la coordinación de los medios aeronavales y terrestres dispuestos por los tres cuerpos, la aprehensión de la droga ha venido acompañada de la detención de seis miembros de la organización, incluyendo los dos tripulantes de la embarcación y cuatro personas más que esperaban en tierra por la descarga.
La operación comienza el pasado mes de marzo, tras unas investigaciones preliminares de la Unidad Operativa de Vigilancia Aduanera de Alicante en el entorno de las instalaciones náuticas de la provincia, donde los investigadores detectaron la presencia de una embarcación tipo yate, de bandera española, la tripulación levantó sus sospechas de los investigadores.

Centrada la investigación y convertida embarcación y tripulantes objetivo, la coordinación de la información a través del CITCO, el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, permitió poner en común los datos obtenidos hasta entonces, con los que poseían las unidades de Guardia Civil y Policía Nacional, que a su vez venían también analizando a estas personas.

A partir de este momento, el control y vigilancia de los objetivos es permanente en los diferentes puertos que frecuentaban los tripulantes con su yate de recreo.

Abordaje y detenciones

Los hechos se precipitaban la última semana en una de las salidas de puerto, ya que el comportamiento de los tripulantes apuntaba que ya estaban a punto para recoger el cargamento en mar abierto. Se activa entonces el operativo, con un amplio despliegue de medios aeronavales y terrestres para no perder detalle de los movimientos y contactos del yate. Dado el mal estado de la mar, durante la noche del martes al miércoles se opta por mantener al acecho, y en constante seguimiento del objetivo, los medios previstos por la Agencia Tributaria, el patrullero 'Arao', el helicóptero Argos II, con base en Almería, y el avión de Vigilancia Aduanera con base en San Javier (Murcia).
Finalmente, el arao 'sorprende a los tripulantes del yate hacia las cuatro de la mañana de miércoles, cuando se encaminaban ya en puerto deportivo de Puerto Blanco, Calpe, haciendo su abordaje para impedir la entrega de la droga en el resto de la organización, que esperaba en el suelo con un furgón de grandes dimensiones.
El yate trató de deshacerse del patrullero, pero sus esfuerzos resultaron en vano, fueron neutralizados rápidamente por la tripulación de presa del arao ', que en el propio asalto ya se encontraron con la ingente cantidad de fardos de arpillera que viajaban a bordo de la embarcación contrabandista.

Mientras los funcionarios de Vigilancia Aduanera detenían los dos tripulantes del yate, los cuatro miembros de la organización criminal que esperaban con el furgón, emprendían la fuga, rápidamente abortada con su detención gracias a el despliegue policial en el suelo dispuesto por Guardia Civil , Policía Nacional y vigilancia Aduanera. Neutralizados los objetivos y asegurado el cargamento, el 'Arao' emprendía regreso a su base en Alicante con la embarcación capturada y sus dos tripulantes detenidos, mientras que los cuatro restantes quedaban bajo custodia de las unidades policiales que actuaron en tierra.

Puerto de Tarragona