Detienen a un matrimonio de Lleida por el asesinato de una mujer discapacitada en Benidorm

Los arrestados, un hombre y una mujer de 59 y 56 años, habrían simulado un accidente

CNP

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un matrimonio de Lleida, de 59 y 56 años, como presuntos coautores de un delito de asesinato de una mujer discapacitada en Benidorm (Alicante). La mujer sufría una enfermedad rara llamada focomelia y no tenía ni brazos ni piernas, e iba en silla de ruedas. Según fuentes policiales, el móvil del crimen habría sido por motivos económicos. El hombre había trabajado para la víctima y el matrimonio habría aprovechado su relación laboral y de amistad para cometer el crimen. Según la policía, después de cometer el crimen, los arrestados habrían limpiado el piso y simulado un accidente.

La investigación comenzó el día 16 de junio cuando una amiga de la mujer muerta fue hasta su domicilio, ya que hacía dos días que no contestaba el teléfono. Al llegar a casa, localizó el cadáver. En un primer momento, se consideró su muerte como accidental, ya que la policía localizó la víctima tumbada en el suelo con la silla de ruedas sobre la espalda. Sin embargo, una vez que el médico forense analizó los golpes que tenía en el cráneo determinó que no concordaban con la posición de un accidente fortuito, ni tampoco con la morfología de la silla de ruedas.

Ante esto, los agentes cambiaron el rumbo de la investigación. La víctima residía sola en Benidorm desde diciembre de 2019 y eso dificultó las investigaciones, ya que tenía un círculo reducido de amistades. Después de numerosas entrevistas con gente de su entorno, la policía descubrió que durante el mes de mayo contrató un hombre como asistente doméstico. Cuando contactaron con él, el hombre manifestó que no tenía conocimiento de los hechos y que había vuelto a su domicilio de Lleida con su mujer una vez se había extinguido el contrato laboral.

Limpian el piso y fingen un accidente

En una nueva declaración en Jaca (Huesca), ya que el matrimonio había cambiado de domicilio, tanto él como ella admitieron tener una relación con la víctima desde hacía varios años. Concretamente, explicaron que en el año 2019, mientras vivían en Andorra, el hombre había trabajado para la víctima como chofer y cobraba unos 2.500 euros mensuales. Posteriormente, según fuentes policiales, la víctima había continuado ayudando al matrimonio económicamente con unos 1.200 euros mensuales, a pesar de que ya no prestaban ningún servicio.

A pesar de que el matrimonio negó en todo momento los hechos, la investigación policial constató que, dos días antes del hallazgo del cadáver, los dos presuntos coautores del asesinato salieron con pocos minutos de diferencia de Lleida en dirección a Benidorm con coches diferentes, y volvieron a Lleida un día después.

Una vez fueron a Benidorm, y aprovechando que tenían las llaves del piso, entraron en el domicilio y uno de ellos golpearla cuatro veces con violencia en la cabeza con un objeto. Según informa la policial, la víctima no se pudo defender. A continuación, según el relato policial, la tiraron al suelo, arrastrar el cuerpo unos centímetros, y volcaron la silla eléctrica encima del hombro hasta que dejó de respirar. Finalmente, limpiar el piso y ubicaron los objetos para hacer creer a la policía que había sufrido un accidente.

motivación económica

Los policías localizaron, en las diferentes inspecciones oculares realizadas en el domicilio de la víctima, una caja fuerte con varios sobres de dinero vacíos. Tras analizar las cuentas bancarias y las deudas que tenía el matrimonio, la policía concluyó que queda acreditado que el móvil del crimen fue económico.

El matrimonio fue detenido el pasado día 11 en la localidad de Jaca. Los agentes realizaron dos registros -un en su domicilio de Jaca y otro en un garaje de Sabiñánigo-, y recuperaron una parte del dinero sustraído, así como también la ropa que utilizaron para efectuar el crimen. Los arrestados, de nacionalidad española, han pasado a disposición judicial y el juez ha decretado prisión sin fianza como coautores de un delito de asesinato.


Puerto de Tarragona