Detienen en Manresa un evadido de una cárcel de Dinamarca que montó una plantación de marihuana en unas colonias

El fugitivo gestionaba una plantación interior de marihuana con 350 plantas en la capital del Bages

Un agente de los Mossos ante la plantación de marihuana en una casa de colonias de Manresa.

Los Mossos d'Esquadra han detenido en Manresa un hombre que había huido de una cárcel de Dinamarca aprovechándose de un permiso de salida del centro penitenciario donde cumplía condena por un delito contra la salud pública. Después de meses de investigación los Mossos localizaron en una antigua casa de colonias en la capital del Bages, y el 3 de noviembre entraron y registraron la finca. En el momento de la entrada al fugitivo saltó por una de las ventanas del primer piso, donde dormía, e intentó huir, aunque fue interceptado y detenido. Durante el registro los policías encontraron una plantación interior de marihuana con 350 plantas en el desván de la casa, además de herramientas destinadas al cultivo y la distribución.

Se detuvo a tres hombres que se encontraban en el interior del inmueble, dos de nacionalidad sueca y un inglés. Los detenidos pasaron a disposición judicial el 5 de noviembre y el juez decretó libertad con cargos para tres de los detenidos mientras que el arrestado que tenía la orden de búsqueda de las autoridades danesas ingresó en prisión por la orden europea internacional de detención y entrega.

la investigación

En agosto se informó a los Mossos que un hombre con una orden internacional de búsqueda podría estar viviendo en una casa aislada de la población de Castellví de Rosanes (Barcelona). Durante la investigación, el convicto supo que las autoridades danesas habían reclamado su detención y huyó precipitadamente de la casa para establecerse en otra localidad.

Los meses siguientes los investigadores pudieron ubicar en el Bages, y después de coordinarse con la Unidad de Investigación de la comisaría de Manresa lo situaron en una antigua casa de colonias en los alrededores de la capital de la comarca.

Durante la vigilancia los investigadores constataron movimientos de entrada y salida de varias personas de la finca, y vieron que el recinto estaba custodiado por cinco perros de raza potencialmente peligrosa. Después de ver que también se había modificado el aspecto exterior de la finca, sospecharon que en su interior se podría estar cultivando marihuana.

Bajo la tutela del Juzgado de Instrucción número 4 de Manresa el 3 de noviembre un dispositivo policial entró y registro de la finca, y detuvo a cuatro personas.

Puerto de Tarragona