Boye y 44 abogados se querellan contra la magistrada María Tardón y el fiscal Ignacio Lucas por encubrimiento de asesinato

Afirman que se basaron en una declaración falsa obtenida bajo la amenaza de enviar a Colombia el declaran

El abogado Gonzalo Boye en declaraciones a la ACN tras la vista al TGUE por el recurso de la ANC y el CPR contra la denegación de la iniciativa ciudadana europea, en Luxemburgo / Natalia Segura

El abogado Gonzalo Boye y 44 letrados más de las asociaciones de Osona, Maresme, Tortosa y Tarragona han presentado una querella contra la magistrada de la Audiencia Nacional María Tardón, el fiscal de la Fiscalía Especial Antidroga Ignacio Miguel Lucas y la letrada María Ángeles Monedero por la posible comisión de un delito de encubrimiento de asesinato. Los denunciantes afirman que los tres querellados amenazaron a un investigado de expatriarse a Colombia por los indicios que lo vinculaban a un asesinato, presión que habría servido para que hiciera una declaración "falsa" que sitúa Boye en medio de una trama de blanqueo de dinero provenientes del narcotráfico. La denuncia incluye, además, un delito de prevaricación que se atribuye sólo a Tardón.

Según informan los querellantes, a estas alturas las autoridades colombianas no han sido informadas de los indicios que presuntamente inculpan el investigado, ni tampoco se ha deducido testimonio «para investigarlo en España como corresponde».

Los denunciantes subrayan que a partir de esta «declaración falsa» ha imputado el abogado de Carles Puigdemont Gonzalo Boye «con una falta total de elementos probatorios tal como viene sucediendo en Turquía, donde más de 1.500 abogados defensores en procesos con trasfondo político han sido procesados ​​en los últimos 5 años equiparándolos a grupos terroristas ».

Los impulsores de la querella hacen referencia al caso Sito Miñanco, que investiga blanqueo de dinero proveniente del narcotráfico. La Audiencia Nacional sitúa Boye a la trama después de la «declaración falsa» del investigado presuntamente obtenida por Tardón, Lucas y Monedero bajo la amenaza de expatriarse a Colombia.

Puerto de Tarragona