Boye pide amparo al TC por el vaciado «masivo e indiscriminado» de su teléfono móvil

El abogado considera que se vulnera su secreto profesional y el de sus contactos, como clientes y periodistas

El abogado Gonzalo Boye en declaraciones a la ACN tras la vista al TGUE por el recurso de la ANC y el CPR contra la denegación de la iniciativa ciudadana europea, en Luxemburgo / Natalia Segura

El abogado Gonzalo Boye, ha pedido amparo al Tribunal Constitucional por el vaciado «masivo e indiscriminado» del contenido de su teléfono móvil en el marco de la investigación de la Audiencia Nacional por un presunto caso de blanqueo de dinero proveniente del narcotráfico. En un escrito al alto tribunal, Boye expone que se ha vulnerado su secreto profesional en relación a otros casos de su despacho profesional en el Estado y en el extranjero así el de sus clientes y de «docenas de periodistas». El abogado pide medidas cautelares, que incluyen el cierre de la pieza separada reservada donde constan las comunicaciones y que las partes -incluida la magistrada de la Audiencia Nacional, María Tardón- no puedan acceder en esta pieza.

Asimismo, también solicita que no se publique ningún contenido de estas comunicaciones, ya sea en forma de voz, mensaje o correo electrónico. Para el letrado, mantener el libre acceso a la pieza y al contenido de los mensajes generaría un «perjuicio irreparable» a él ya terceras personas, «incluso de las siervas propias vidas, integridad y / o libertad personal», apunta el abogado, que también ha llevado casos «extremadamente delicados» a varias ONG en jurisdicciones «tan delicadas», dice, como las de Argelia, Marruecos, Egipto, Etiopía, Egipto, Turquía Siria, Irak o Panamá, entre muchas otras.

En este sentido, se pregunta si la jueza, María Tardón, ha valorado las consecuencias que los datos personales de algunos de sus clientes en casos delitos pasaran a ser públicos. «¿Por qué no se ponderó esta afectación y el riesgo, incluso vital, al que se ha expuesto estas personas que son totalmente ajenas al procedimiento que ella misma sigue contra el letrado Sr. Boye », cuestiona la defensa de Gonzalo Boye. «La gravedad de la intromisión es elevada las consecuencias están primero ver», añade.

En el escrito, Boye también lamenta que se ha ido a buscar los datos, correos y comunicaciones «sin miramiento ni limitación temporal ni causal de ningún tipo» e insiste en «la absoluta desproporción» de la medida. El abogado cree que si se le investiga por unos hechos del 6 de febrero de 2017, se debería haber limitado el volcado de la información en un período más «acotado».

Boye reitera que autorizar «el acceso masivo» a todo correo profesional entre los años 2010 y 2019 así como todo el contenido de su teléfono móvil es «una clara infracción del principio de proporcionalidad en relación a los derechos fundamentales de los afectados».

Puerto de Tarragona