Repsol estrena un biocombustible de aviación fabricado en Tarragona en el primer vuelo de Vueling con carburantes sostenibles

La petrolera produce un lote de 10.000 toneladas de biojet que permitirá ahorrar 630 toneladas de emisiones de CO2

Trabajos de carga del biocombustible en el avión de Vueling que ha realizado el trayecto Barcelona-Sevilla con combustible de Repsol en Tarragona.

Repsol ha estrenado este miércoles un biocombustible de aviación fabricado en la refinería de Tarragona en un vuelo comercial entre Barcelona y Sevilla. El avión fue operado por Vueling, en el que fue el primer recorrido que hizo la aerolínea con un carburante sostenible. La petrolera ha producido un lote de 10.000 toneladas de este biojet, que contiene un 2,6% de aceites vegetales de origen sostenible y que su uso permitirá ahorrar la emisión de 630 toneladas de CO2 a la atmósfera. equivalente a 33 vuelos entre Barcelona y la capital andaluza. Representantes de ambas compañías han destacado la voluntad de incrementar el uso de biocombustibles para llegar en 2050 a las cero emisiones.

El presidente de Vueling, Marco Sansavini, ha destacado que el vuelo de este miércoles ha reducido un 25% el volumen de emisiones de un vuelo convencional, lo que se traduce en una reducción de emisión de 2,5 toneladas de CO2 . Sin embargo, ha afirmado que ha sido «una prueba piloto». El directivo ha reconocido que queda mucho camino por recorrer para llegar al objetivo de la compañía de utilizar un 10% de combustibles sostenibles en 2030. «La producción de biocombustibles debe subir», ha remarcado. Y ha añadido: "Estamos en fase de pruebas, no de adopción sistemática, pero debemos estar preparados para cuando haya más producción".

El carburante con el que se ha efectuado el vuelo es una mezcla que contiene un 2,6% de biocombustible -basado en aceites vegetales- pero que tiene las mismas cualidades energéticas que el convencional. Tal y como ha indicado el director del complejo industrial de Repsol en Tarragona, Javier Sancho, la reglamentación marca que por razones técnicas a día de hoy el máximo biocombustible que pueden llevar los aviones es del 5%. En este sentido, la Unión Europea ha fijado que a partir de 2025 un 2% del combustible que utilicen las aeronaves sea de origen sostenible. "Nos estamos avanzando a los próximos requerimientos", ha destacado Sancho.

En una línea similar, Sansavini ha señalado que "los biocombustibles de hoy son totalmente compatibles con la tecnología actual" pero ha remarcado que en el futuro es posible que tanto los carburantes como los aparatos necesiten adaptaciones tecnológicas. De hecho, el trayecto se ha realizado en un Airbus 320neo, un nuevo modelo que admite carburantes sostenibles y que consume "un 18% menos que los de la tecnología anterior", ha apuntado el directivo. Para poder llevar a cabo la investigación y transformación industrial necesaria, el presidente de Vueling ha reclamado que los estados den apoyo económico. "Nos comprometemos a invertir juntos con públicos y privados", ha manifestado.

En este ámbito, Sancho ha explicado los fondos Next Generation son una buena herramienta y que Repsol tiene la meta de producir 3 millones de toneladas de biocombustibles en el 2030. «Lo haremos transformando nuestras refinerías», ha avanzado. De entrada, el próximo año estrenarán una nueva planta en Cartagena con capacidad para producir 250.000 toneladas de carburante sostenible gracias a una inversión de 190 MEUR. De cara a 2024, en Bilbao, pondrán en marcha una línea de 2.100 toneladas de combustible sintético, que permitirá incorporar hidrógeno de origen renovable.

En el caso de la refinería de Tarragona, el director del complejo ha recordado que tienen un plan de transformación para avanzar hacia la circularidad de los procesos para "sustituir las materias primas convencionales por residuos", con una inversión prevista de hasta 1.400 MEDIO. «Aumentaremos la gama de los distintos residuos, que no solo vendrán del Camp de Tarragona, sino que serán de ámbito nacional», ha apuntado.

Puerto de Tarragona