El Congreso designa a los nuevos magistrados del TC con una decena de votos menos de los esperados

La cámara renueva al Tribunal de Cuentas y nombra a Ángel Gabilondo como Defensor del Pueblo

El nuevo magistrado del TC Enrique Arnaldo, en la Comisión de Nombramientos del Congreso de los Diputados. / Congreso

El Congreso aprobó el nombramiento de los cuatro magistrados del TC que fueron propuestos por el acuerdo entre el gobierno español y el PP. Son Enrique Arnaldo, propuesto por el PP que ha generado tensiones por las dudas sobre su idoneidad; Concepción Espejel, también por el PP; Inmaculada Montalbán, a propuesta del PSOE, y Juan Ramón Sáez Valcárcel, por Podemos. Han sido elegidos en votación secreta y telemática. Arnaldo por 232 votos. Espejel por 237. Montalbán y Valcárcel por 240. El resultado de la votación pone de manifiesto que ha habido once votos menos de los esperados en Arnaldo, porque PP, PSOE, Podemos y Foro Asturias suman 243 votos. Entre los díscolos el diputado del PSOE Odón Elorza y ​​dos diputadas de Podemos que no apoyaron a Arnaldo.

Fuentes del PSOE han explicado que además de Odón Elorza, al menos otros dos diputados han roto la disciplina de grupo. Uno es el exministro José Luis Ábalos, que ha votado en blanco supuestamente -según ha apuntado él mismo- por error, también el diputado Mariano Sánchez Escobar. El PP informó de que uno de sus diputados emitió un voto nulo por error porque se equivocó en el nombre de uno de los nuevos magistrados a la hora de escribirlo en la comunicación telemática.

La cámara también ha aprobado a los nuevos miembros del Tribunal de Cuentas y ha designado a Ángel Gabilondo como Defensor del Pueblo.

El resultado de la votación ha sido una sorpresa para los grupos del gobierno, porque pese a esperar votos díscolos ha habido 11 diputados que no han votado en la dirección esperada. PSOE, Podemos, PP y Foro Asturias, que son las formaciones que apoyaban el acuerdo, suman 243 votos, cifra que no se ha alcanzado en ninguna de las votaciones. Al anunciar el resultado la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha apuntado que había ocho votos en blanco y uno nulo.

Las designaciones de los nuevos miembros del TC han obtenido el apoyo de las tres quintas partes de la cámara necesarias, pero el gobierno español no ha contado con el voto de sus socios. ERC, Bildu y BNG se han marchado del Hemiciclo durante el debate, el PNV ha votado en blanco, y Junts y la CUP han votado en contra. Cs, por su parte, ha votado en contra de la designación de Arnaldo ya favor de la de Espejel.

Podemos lo justifica por la necesidad de levantar el bloqueo

El diputado de Podemos Antonio Gómez-Reino ha justificado el voto de su formación a favor del acuerdo por la necesidad de levantar el bloqueo que el PP estaba haciendo en la renovación del TC. Ha admitido que los perfiles del PP no gustan a su partido, pero «mientras el PP sea imprescindible solo hay dos opciones: pactar con ellos sabiendo quiénes somos o permitir que sigan secuestrando a las instituciones». Cuando acabó su discurso los diputados de Vox se levantaron a aplaudirle irónicamente y gritaron de «sí se puede».

PÁGINAS: «Son imparciales e independientes»

El diputado del PP Vicente Tirado ha celebrado un acuerdo que hace que "ganen las instituciones y el bien común". "Debemos hacer política con mayúsculas", ha sentenciado en un discurso donde ha afirmado que los cuatro magistrados son "profesionales de reconocido prestigio" que siempre han actuado "atendiendo exclusivamente a criterios jurídicos" y son "imparciales e independientes". El de hoy, ha dicho, es "un acto de normalidad democrática" que "es bueno para España".

PSOE: «Acordar es la esencia de la democracia»

El diputado del PSOE Francisco Aranda ha pedido al PP que abra ahora la puerta a la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Ha defendido el acuerdo porque "acordar es la esencia de la democracia" y pese a las "carencias" de los designados hay que transmitir a la sociedad que "no hay dudas en la defensa de las instituciones".

Ocho votos díscolos

La designación de Arnaldo ha contado sólo con 232 votos a favor, la de Espejel 237 y las de Montalbán y Sáez Valcárcel 240, lo que demuestra que hasta ocho diputados del PSOE y Podemos no han seguido las indicaciones de sus grupos.

PSOE y Podemos habían advertido a sus diputados de la importancia de esta votación que permite la renovación de un órgano constitucional y que las direcciones esperan que tenga continuidad en junio, cuando hay que renovar otro tercio del TC y cambiará la mayoría a favor de las posiciones progresistas.

El hecho de que la votación haya sido secreta y telemática ha activado las direcciones del PSOE y de Podemos para evitar votos díscolos. El PSOE envió este miércoles un correo electrónico a todos sus diputados para advertirles de que independientemente de que el voto sea secreto, primero tendrán que comunicarlo a un asistente del grupo.

Pese a las presiones, finalmente el exalcalde de Donosti y diputado socialista en el Congreso Odón Elorza ha anunciado que no ha apoyado la elección de Enrique Arnaldo. "Después de una reunión con la dirección del Grupo Socialista donde he explicado mi posición, he hecho con responsabilidad el voto telemático donde no he apoyado al Sr. Arnaldo", ha afirmado. Según ha apuntado, lo ha hecho "en defensa del prestigio y la dignidad de las instituciones del TC y el Congreso".

Podemos no ha activado ningún mecanismo de control, pero fuentes de la dirección confiaban en la disciplina de sus diputados. Incluso el exlíder de la formación, Pablo Iglesias, ha publicado un artículo en el Ara defendiendo el acuerdo. Sin embargo, ha habido los votos díscolos de Gloria Elizo y Maria Pita, que este jueves ya habían publicado un artículo en El Periódico de España criticando la elección de Arnaldo.

Los partidos independentistas se fotografían contra el acuerdo

Los partidos independentistas en el Congreso han rechazado participar en la elección de los nuevos magistrados del Tribunal Constitucional. ERC, JxCat, PDeCAT, CUP, EH Bildu y BNG han salido del hemiciclo poco antes del inicio del debate sobre las candidaturas a renovar el TC para hacerse una fotografía conjunta que desea mostrar la oposición a la elección y votación de los nuevos magistrados del Constitucional y también de los miembros del Tribunal de Cuentas.

El portavoz del PDeCAT en el Congreso, Ferran Bel, ha dicho en una atención a los medios este jueves en el Congreso que no quieren "avalar" la elección y que, por eso ni intervendrán en el pleno ni participarán en la votación. Bel criticó que se presenten candidatos con vinculaciones políticas que restan credibilidad a las candidaturas.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha afirmado que la acción es una "protesta" contra "una infamia" porque "la mejor manera de no reconocer algo es no participar". «Estamos denunciando que esta vez se está dando entrada a personajes terriblemente reaccionarios como Enrique Arnaldo, que es el paradigma de la vergüenza de lo que está ocurriendo».

La portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, ha afirmado que el de hoy es "un ejemplo vergonzoso" de un "reparto de poder". "Una farsa alejada del debate democrático" que se hace más evidente que nunca, según ha dicho, por la presencia de Enrique Arnaldo y Concepción Espejel. «Es un reparto de cromos sin vergüenza alguna», ha dicho.

El diputado de la CUP Albert Botran ha expresado el rechazo de su formación a esta elección de los miembros del TC, que es un órgano "altamente politizado". "No participamos de esta maniobra y esperamos que el régimen del 78 caiga y dé paso a la autodeterminación de las naciones", ha sentenciado. Desde el escaño la diputada Mireia Vehí ha afirmado que los perfiles que el PP ha llevado al Tribunal Constitucional son "intolerables desde una perspectiva democrática".

Juntos: «No nos den lecciones de constitucionalismo»

El diputado de Junts Josep Pagès ha participado en el debate para calificar de «vergüenza» la designación de los magistrados Enrique Arnaldo y Concepción Espejel. «Después de lo de hoy, señores del PSC y de Podemos, no nos den a los independentistas lecciones de constitucionalismo».

Arnaldo y Espejel, fuente de discordia

Desde el anuncio del acuerdo, varias informaciones ponen en entredicho la idoneidad de Enrique Arnaldo. Es autor de más de 300 artículos en la prensa conservadora -donde se posiciona en contra de cuestiones que tendrá que juzgar como la Ley de la eutanasia, y donde ha criticado el proceso independentista, entre otros- y ha participado en decenas de actos organizados por la FAES, la fundación de José María Aznar.

Su nombre aparece en los sumarios de casos como Palma Arena por las colaboraciones con el expresidente balear Jaume Matas, y también Lezo, donde consta una conversación con el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González hablando del cambio de un fiscal por otro de 'bueno'. En las últimas semanas se han publicado otras actuaciones supuestamente irregulares como el hecho de que compaginara la labor de letrado del Congreso con trabajos de profesor universitario o que actuara a la vez como magistrado instructor y presidente del Tribunal Administrativo del Deporte.

El Congreso también ha designado como miembro del TC a Concepción Espejel, que mantiene vínculos con el PP y que ya fue recusada por este motivo en el caso Gürtel. La exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal se refirió a ella como «Querida Concha» cuando le impuso la Cruz de San Raimundo de Peñafort. Como juez emitió su voto particular contra la Ley del aborto y contra la absolución del Mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero.

Nueva composición del Tribunal de Cuentas

El Congreso también ha nombrado a seis nuevos miembros del Tribunal de Cuentas que se suman a los seis que designó este miércoles al Senado. Son Enriqueta Chicano, Isabel Fernández Torres, María Dolores Genaro, Diego Íñiguez, José Manuel Otero Lastres, y Miguel Ángel Torres Maroto. La nueva composición situará a la mayoría en manos del sector progresista y deja fuera de este órgano a la práctica totalidad de vocales que impulsaron el proceso contra los líderes independentistas por la acción exterior de la Generalitat.

Todos los nombres que habían sido designados por el PP salen del ente mientras que de los miembros actuales sólo se mantienen dos consejeras propuestas por el PSOE. Se trata de Enriqueta Chicano y Dolores Genaro. Esta última fue la consejera que presentó un voto particular en el que denunciaba que el informe de 2019 sobre los gastos de Exteriores estaba sesgado y contenía exageraciones. Por el contrario, el acuerdo releva a la exministra de Justicia del PP Margarita Mariscal de Gante, que debía juzgar el caso.

Entre los nuevos nombres también destaca la entrada en el Tribunal de Cuentas de dos catalanes de la órbita del PSC. Se trata de Llum Rodríguez, gerente tributaria de la Diputación de Barcelona, ​​y Joan Mauri, profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Barcelona. Aparte, también se incorpora como consejero del ente fiscalizador Luis Antonio Ortiz de Mendivil, abogado del Colegio de Vizcaya, próximo a Unidas Podemos.

Puerto de Tarragona