Un intermediario de Pegasus facilitó un sistema de espionaje en la cúpula policial española, según 'El Periódico'

La entrega del material se habría producido en un hotel de Barcelona en 2014

Un empresario israelí habría ejercido de intermediario de la empresa NSO Group, propietaria del sistema de espionaje Pegasus, y habría suministrado a miembros de la policía española un sistema para irrumpir en teléfonos y dispositivos móviles sin dejar rastro, según publican 'El Periódico ' y 'El Periódico de España'. Éste último ha tenido acceso a una carta de invitación del 31 de julio de 2014 del empresario Matian Caspy dirigida al director adjunto operativo de la policía durante el mandato de Mariano Rajoy, Eugenio Pino. En la misiva se fijaba una cita para el 11 de agosto para realizar una «prueba de campo» que incluía una demostración en vivo de un «sistema GSM pasivo táctico». Otro documento apuntaba a que la entrega se haría en un hotel de Barcelona.

Se concreta también que el material sería introducido primero por el Aeropuerto de Barajas. En la carta se especifica que el ofrecimiento se realizaba después de los «encuentros» y «demostraciones» que se habían hecho antes con la cúpula policial.

En octubre del 2017, el jefe de Asuntos Internos del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) Marcelino Martín-Blas denunció en un juzgado madrileño que miembros del CNI habían sido grabados sin orden judicial. 'El Periódico' apunta a que en la denuncia, Martín-Blas aseguraba que tanto Pino como su jefe de gabinete, José Ángel Fuentes Gago, disponían desde el 2014 de la tecnología para poder interceptar y grabar conversaciones de teléfonos «sin autorización judicial como consecuencia de adquirirla a la empresa israelí Rayzone Group», de Matian Caspy.

Puerto de Tarragona